Las cinco Claves de la Innovación

Luego de leer el Libro de Andrés Openheimer "Crear o Morir: La esperanza de América Latina y las cinco claves de la Innovación", no puedo más que felicitar y agradecer al autor por horas de entretenida lectura y por resaltar la importancia de la Innovación para los países emergentes como el nuestro. Con ejemplos del éxito que

 han tenido innovadores (principalmente latinoamericanos), pone de manifiesto la necesidad inmediata de crear y promover en nuestros países una cultura y ecosistema innovador que estimule la creatividad, a través del diseño e implementación de políticas de estado enfocadas en mejorar la calidad de la educación, aumentar la inversión en investigación, ofrecer estímulos fiscales a empresas que desarrollen nuevos productos o servicios, derogar regulaciones burocráticas que dificultan la creación de nuevas empresas, ofrecer más crédito para los emprendedores y proteger la propiedad intelectual. Sin embargo, estas medidas, aunque importantes, son solo parte la solución. Lamentablemente en América Latina estamos acostumbrados a que el Gobierno nos solucione todos los problemas.

Lo más importante es impulsar una clima de innovación que, como lo menciona el autor: “produzca un entusiasmo colectivo por la creatividad y glorifique a los innovadores productivos de la misma manera en que se glorifica a los grandes artistas o a los grandes deportistas y que desafía a la gente a asumir riesgos sin temor a ser estigmatizados por el fracaso”. Nada más alejado de la verdad, si tomamos en cuenta que en nuestro medio el fracaso en el emprendimiento se ve como algo negativo y provoca que los emprendedores dejen de intentarlo y traten de buscar trabajos estables para adecuarse a lo que la sociedad cree que es correcto. El autor señala el ejemplo de Silicon Valley, donde los emprendedores exitosos (y los que están en camino al éxito) resaltan con orgullo sus fracasos, pues saben que eso les ha generado un aprendizaje valioso para el próximo intento.

Desde mi perspectiva el cambio debe venir desde cada uno de nosotros, abriendo nuestra mente a nuevas posibilidades. Si eres un emprendedor, tienes que seguir arriesgándote y aprendiendo de cada fracaso, si es que los tienes. Y si no eres emprendedor, y no te gusta asumir riesgos estimula y no estigmatices a quien lo está intentando, quien sabe, al final también tú te arriesgues, y si no, pues a través de tu apoyo estarás contribuyendo al desarrollo de tu ciudad y País.

 Escrito por: Carlos Manosalvas Vaca 

 

 

 

Leave a comment

Comments

  • No comments found